miércoles, enero 30, 2008

Discurso de jubilación

Hasta los veinte años estudié y enseguida me puse a trabajar. Me casé, me compré una casa, tuve hijos y me asenté en una ciudad.

Todos los días de mi vida fueron iguales... O eso creen los demás.

Lo que no saben es que cada día aprendía algo, y eso traía ilusión a mi vida.

1 comentario:

Daniel dijo...

Me ha dado tanto la lata Ilargian para que escriba algo que al final he caído, aunque no sea tan genial como lo suyo:

Naturaleza cruel.

La ley de la naturaleza es dura. Unos se comen a otros y yo soy de esas especies que suelen ser devoradas para seres despiadados que destrozan nuestro cuerpo con absoluta indiferencia. Y ahora me toca a mí.
Lástima que no fuera un lobo quien pasara cerca… esta vaca se comerá mis hojas sin contemplaciones.

Creo que he clavado las 55 palabras.

¿Qué es esto?

Aquí puedes encontrar relatos completos con tan sólo 55 palabras como máximo, de cualquier tema.

A la izquierda encontrarás la lista de relatos publicados y de autores para poder ir rápidamente al texto que quieras leer.

Si te animas a participar, puedes enviar tu relato AQUI y en breve se añadirá al blog; los únicos límites son que sea un relato original tuyo, y que no tenga más de 55 palabras :)

Si además tu relato encaja con el tema propuesto será resaltado del resto ;)

Sugerencias

Powered by Stuff-a-Blog