miércoles, diciembre 24, 2008

Olvidaderos

Un día más pienso en la carga que mi familia ausente dice que soy.
En el asilo hay muchos como yo.
Un día más, la misma rutina.
Ahora me levanto, ahora me aseo, ahora como, breve recreo, ahora ceno, a dormir.
Día tras día.
En la agenda, tres instrucciones no escritas:
Marchitarse. Ser olvidado. Desaparecer.

2 comentarios:

Ilargian dijo...

Un minicuento que respira tristeza y olvido, pero que es trágicamente real.
Saludos Helpman.

Helpman dijo...

Si que es real si, y es una pena. Este cuento aparecio despues de ver, en un asilo, un gran cartel que detallaba dia a dia la rutina de esa gente. Todo pensado, ajustado al minuto casi. Toda su vida monotona y programada. Cuando levantarse, cuando asearse, cuando comer, cuando dormir... una y otra vez. Antes de ver eso me hacia a la idea de que era un bonito lugar, donde las personas recibian los cuidados que precisaban y no se encontraban solas. Despues de ver eso me parecio tristisimo.
Una frase muy utilizada pero no por ello menos verdadera que me viene a la mente es "no basta con sobrevivir, hay que vivir para que merezca la pena". Y alli no se vive. Se sobrevive mientras todo se va olvidando de ti, y por fin desapareces. muy triste.

¿Qué es esto?

Aquí puedes encontrar relatos completos con tan sólo 55 palabras como máximo, de cualquier tema.

A la izquierda encontrarás la lista de relatos publicados y de autores para poder ir rápidamente al texto que quieras leer.

Si te animas a participar, puedes enviar tu relato AQUI y en breve se añadirá al blog; los únicos límites son que sea un relato original tuyo, y que no tenga más de 55 palabras :)

Si además tu relato encaja con el tema propuesto será resaltado del resto ;)

Sugerencias

Powered by Stuff-a-Blog